inversionInvertir en el futuro siempre suena a algo arriesgado y muchas veces hasta terrorífico. Nos obliga a pensar en lo que vendrá, a apostar por algo incierto, y muchas veces supone aventarnos al vacío. Los seres humanos tenemos una marcada aversión por lo desconocido. Necesitamos sentirnos seguros con algo para estar totalmente cómodos. Es algo que está impregnado en nuestra naturaleza, somos así y no podemos cambiarlo. No obstante, invertir a futuro nos trae bastantes beneficios que deberíamos aprovechar. Aprender a dejar el miedo por el futuro supone un avance enorme en cuento a nuestra educación financiera. Solo así podremos sacarle el mayor provecho a las inversiones, y así ayudarnos a nosotros mismos de una manera impensada, la cual muchas veces genera frutos.

Invertir inteligentemente nos traerá prosperidad cuando más lo podamos necesitar. Es como una especie de salvavidas, el cual puede ayudarnos en momentos donde más requiramos una fuente extra de dinero. Para esto, primero debemos saber cuáles son las bases que nos ayudarán a invertir eficazmente. Lo básico que debemos saber es invertir en todo aquello que genere flujo de dinero positivo. Es decir, todo aquello que deje dinero en nuestros bolsillos en vez de quitárnoslo. A esto podemos llamarlo ACTIVO, pero con mayúscula, porque trabaja activamente para nosotros. A todo lo que no genere dinero para nuestro bolsillo, y en vez de eso nos lo haga perder, lo llamaremos PASIVO, con mayúsculas, porque no trabaja para nosotros, podemos decir que se mantiene pasivo.

Sabiendo esto, pasaremos a revisar las formas de inversiones más comunes que hay. Podemos invertir en opciones binarias, fondos mutualistas, entre otros que veremos a continuación:

  1. Fondos Mutualistas: Muchos inversores empiezan con los fondos mutuos por una razón muy sencilla: proporcionan una cartera de inversión diversificada incluso si solo dispones de una cantidad de dinero modesta. Este método es perfecto cuando recién estas comenzando, ya que te permite unirte a un plan de inversión que ya está en marcha. Los fondos de inversión recolectan el dinero de varios inversionistas y lo invierten colectivamente, lo cual genera una rentabilidad proporcional al dinero invertido.
  2. Acciones: Al invertir en acciones de compañías, estas entrando de lleno al mundo de las inversiones. Esto ya depende enteramente de tu tino como inversor, y de tus instintos. A la compañía puede irle bien, y por lo tanto tus ganancias aumentaran. Como también puede que le vaya mal, y pierdas todo tu dinero. Es riesgoso, pero servirá para que adquieras experiencia en estos temas.
  3. Opciones binarias: otra manera de inversión que resulta riesgosa, pero cuya recompensa puede compensarlo con creces. Se trata de invertir en activos, formando así tratos financieros cuya duración varía. Si al finalizar el tiempo, el activo cotiza por encima de lo pagado, se genera una ganancia. Si por el contrario no, se pierde el dinero.
  4. Materias primas: Las materias primas son objetos físicos que tienen valor, y van desde los metales industriales y preciosos hasta producciones agrícolas o energéticas. Con algunas materias primas – especialmente el oro y la plata – es fácil obtener la posesión física del objeto. Con otras, la mayoría de los inversores utilizan inversiones alternativas que no requieren que se tome posesión de los bienes físicos.

 

Te gusto este articulo?  Te pareció util? Tienes alguna Pregunta? Dejamelo saber abajo y te responderé a la brevedad

Cheers

LO. Diaz